Lo bueno de la crisis:vida util de los alimentos

Vida útil de los alimentos - EV Consultoria y Seguridad Alimentaria - 690 632 520No es broma lo que digo, se  está  verificando que sólo una tremenda crisis nos
hace abrir los ojos a los humanos. Hoy voy a tratar un tema que está de actualidad, seguramente lo habéis escuchado en los medios hace unas semanas. La EU está proponiendo “ afinar “ mejor en la determinación de las fechas de duración mínima de los alimentos . Pero empecemos por el principio. ¿ Qué significa “ fecha de caducidad” y “ fecha de consumo preferente”? La fecha de caducidad es aquella fecha límite de consumo a partir de la cual el fabricante advierte que el alimento no es del todo seguro para la salud. La fecha de consumo preferente es aquella fecha hasta la cual el fabricante garantiza que las características organolépticas del alimento (color, sabor, textura) se mantienen intactas; rebasada dicha fecha pueden perderse estas características pero el alimento no supone riesgo para la salud.  En otras palabras, el énfasis está entre “seguridad alimentaria” y “ calidad alimentaria”.

Pues bien, ha tenido que llegar esta crisis para que la   UE se parase a pensar  que anualmente se desperdician 89 millones de toneladas de alimentos en perfecto estado en la UE. Por experiencia esto lo puedo entender con sólo ver la cantidad de alimentos que un solo hipermercado desperdicia al día y lo triste es que su destino es la destrucción (en esta cadena de hipermercados concretamente).

Y todo esto choca frontalmente con este otro dato: 79 millones de ciudadanos europeos viven por debajo del umbral de la pobreza y 16 millones dependen de instituciones de caridad.

La pregunta de base sería ¿están bien definidas esas fechas por parte de los fabricantes? Por mi experiencia me arriesgo a decir que NO siempre, a veces los fabricantes se curan demasiado en salud. Por ejemplo, una lata de
conservas que normalmente tiene asignada una vida útil de 4 años podría durar perfectamente hasta 6 años por los menos.

Una de las propuestas de la UE para reducir la cantidad de desperdicios de comida es educar al ciudadano para que conozcan la diferencia de lo que quieren decir las distintas fechas y que actúe en consecuencia. Y también propone que aquellos alimentos que han pasado su fecha límite se puedan vender pero a precios reducidos o bien que se articule algún mecanismo de manera que esos alimentos se hagan llegar a las personas que más lo necesitan. ¿ Qué os parecen estas propuestas?¿Alguna otra?

Si te ha gustado el articulo y quieres comentar algo más acerca del tema de la vida útil de los alimentos puedes hacerlo en la siguiente dirección de correo ev@evconsultoriaalimentaria.com.

Autor: Esther Vázquez Carracedo, Directora de EV Consultoría Alimentaria

¿Te ha resultado interesante?

Ayudamos a tu empresa alimentaria. ¡No dudes en contactar!

Blog de Esther Vázquez – Artículos de interés sobre Consultoria Alimentaria en el ámbito Corporativo, Temática empresarial
Tema de hoy: Lo bueno de la crisis:vida útil de los alimentos y su relación con la seguridad alimentaria – EV Consultoria Alimentaria – 690 632 520
Compartir

21 Comentarios. Deja un comentario

Hola Bob, muchas gracias por tu comentario. Un saludo

Responder

Hola Calandra. Gracias a ti por tu comentario. Un saludo

Responder

¿Que hay de las politicas de las grandes cadenas de “desnaturalizar” los alimentos aunque aun sean utiles?

Responder

Hola Victor: Muchas gracias por tu comentario. Lo que puedo decir con seguridad es que algunas cadenas literalmente destruyen los alimentos porque esa solución es la que les compensa o la que resulta menos conflictiva ( potencialmente) para ellos. Me gustaría que pudieras concretar un poco más a qué te refieres cuando dices ” desnaturalizar”. Un saludo.

Responder

Hola,
Yo tambien quiero dar mi aportación porque los posts estos me están gustando ya que aportan inforción que parece que todos deberíamos saber y que nunca se explica de manera tan sencilla. pero mi aportación en este caso es breve porque creo que ya ha sido muy comentado y estoy de acuerdo con la mayoría, la información es lo importante, considero de lo mas normal que el empresario se cure en salud pero si los consumidores tenemos la información cion suficiente eso no sería ningún impedimento para que supieramos a que atenernos si compramos un producto más barato cuya fecha de consumo esté finalizada.

en definitiva, yo solo aportaría una cosa más lo ideal sería que el propio empresario pudiera informar sobre las fechas de caducidad y de consumo preferente .

saludos

Responder

Hola Cristina

Muchas gracias por tu comentario. De verdad me alegro de que la información esté siendo útil.Un saludo

Responder

Estimada Esther, estoy totalmente de acuerdo y tienes toda la razon, tiene que llegar una crisis para que nos demos cuenta. la solucion me parece adecuada, una mejor adaptacion de las fechas y la reutilizacion de los productos que se puedan consumir.
gracias.

Responder

Hola Guillermo, gracias a ti por tu comentario. Sólo me gustaría poner el acento en la palabra que utilizas cuando dices ” reutilización”.Para el fabricante no sería muy rentable reutilizar un producto envasado porque el coste de la recogida, densenvasado, y vuelta a envasar no sería rentable, y me estoy poniendo en el ejemplo más sencillo que sería una caja de cereales. La tentación que puede surgir es simplemente hacer un cambio de envase externo o simplemente un cambio de fecha, pero eso tampoco tendría sentido porque para eso le ponemos una fecha larga desde un primer moment,no? Si al decir reutilziación te refieres a que su destino sea el compost considero que puede ser una sugerencia.. Sinceramente creo que la reutilización más eficiente que podemos hacer a modo particular es consumir productos aunque estos excediesen la fecha de consumo preferente en caso de que se nos haya quedado olvido al fondo de la estantería. Respecto a consumir productos fuera de su límite de fecha de caducidad no me atrevo a decir nada aunque a poco que lo razonemos todos lo hemos hecho alguna vez.El ejemplo típico son los yogures. Un saludo.

Responder

Me alegro de que comience a verse la parte positiva de una crisis, desde mi punto de vista ,mejor dicho, un cambio de era. Claro que se curaban en salud, era lo fácil, y el consumidor tampoco se preocupó por informarse. Es muy importante pensar en el crecimiento sostenible, y esta “crisis” por fin lo ha logrado. Esther, gracias por tu información.

Responder

Hola Eugenia, gracias a ti por tu comentario. Un saludo

Responder

Hola Esther,
Sin ser experta en el tema, considero que la concienciación del ciudadano en todos estos aspectos es fundamental. Para obtener unos resultados favorables , además de otros puntos a gestionar, también debemos tener en cuenta la participación y la ayuda de cada uno de nosotros, los consumidores.
Gracias por el artículo, muy interesante
un saludo
Ana Hervada

Responder

Hola Ana, mucahs gracias a ti. Sin duda, en nuestras manos está gran parte de la solución. Sólo hace falta qeu nos informen de forma sencilla y clara y tener ganas de aprender. Un saludo

Responder

Esther,

Lo de promover el incremento de ventas incidiendo sobre fechas en alimentos, ciclos en caso de componentes de máquinas y demás, es algo que los compradores privados y corporativos venimos padeciendo desde hace muchos años y en lo que creo que tienen bastante parte de culpa los reglamentos CE (caso de alimentos) y directivas ce (caso de otros productos).

dicho esto creo que tú como experta coincidirás conmigo en que cabe mantener la distinción entre seguridad alimentaria y calidad alimentaria o parámetro que sirva para confirmar el valor mínimo nutritivo de alimentos.

seguridad alimentaria garantiza ausencia de daños a la salud, pero en rigor no hace bueno el dicho popular de lo que no mata engorda, o si lo hace se limita a eso, a incremento de peso en lugar de a aporte nutritivo.

dicho lo dicho y por lo que está en juego y la trascendencia moral del asunto, mi opinión es que la ue lo que debería hacer es regular con claridad en lugar de concienciar al consumidor, pues al hacerlo le mantiene a fabricantes y comercializadores los mismos derechos.

al igual que los análisis organolépticos priman sobre cualquier otro al determinar la aptitud de un alimento para su consumo, porque es lo tangible que aprecia el comprador y consumidor; considero que lo mismo debería ser con las fechas en las etiquetas, especialmente las relativas a vida útil nutritiva para sustituir o arrojar más luz a las relativas a vida útil de almacenamiento.

bueno, disculpad aportaciones que estoy haciendo y puedan ser fruto de mi ignorancia. no soy bromatólogo ni tecnólogo de alimentos.

Responder

Hola Javier, muchas gracias por tus aportaciones.Vaya por delante que no es necesario pedir disculpas y menos si las aportaciones se hacen de buena voluntad.Dentro de mis límites aquí estoy yo para poder aclarar conceptos de los que os consideráis ignorantes simplemente porque no es vuestro campo de conocimiento. La verdad es que has sacado tantos temas que me servirían para distintos posts pero voy a intentar dar mi opinión de manera breve. Si no me equivoco, en tu primer párrafo te refieres a la obsolencencia programanda de muchas aparatos, y eso lo llevas al terreno de los alimentos; sin embargo te diré que en el caso de los alimentos no creo que esto sea así, hay un muy reducido número alimentos, en los que los reglamentos fijan una fecha de vida “máxima”, para el resto de alimentos este parámetro lo determina el fabricante. Al hilo de lo que escribí en una anterior respuesta, personalmente no estoy de acuerdo en regular todo, absolutamente todo. Al menos en mundo de los alimentos no beneficiaría a nadie y la evolución que está teniendo la legislación va por ese camino. Ahora bien, has tocado un punto muy importante y relevante: claro que existe una gran diferencia entre “seguridad alimentaria” y ” calidad alimentaria”. ¿ qué es lo que realmente está pasando? Pues que el consumidor presupone lo primero implícito en lo segundo.Y no olvidemos que lo segundo es un criterio objetivo, la calidad, es objetiva en gran medida. Por tanto, puedo entender esta forma de pensar del consumidor pero lo que no podemos permitir es que los fabricantes no tengan esto claro.Y por último sólo me gustaría matizar algo que dices, más bien yo diría que las características organolépticas priman ” a la hora de la compra de un alimento por parte del consumidor” pero no para determinar su aptitud para el consumo humano. Un saludo.

Responder

Corrección de errata: en la respuesta realizada al comentario de javier, lo correcto es que la calidad es sujectiva ( y no objetiva como he escrito). Disculpas. esther

Responder

Apoyo la idea de la UE de concienciar al ciudadano, porque esta cuestión pasa desapercibida para muchísima gente.
En cuanto al fabricante, coincido contigo, también habría que concienciarlo de que poniendo unas fechas ajustadas a la realidad gana más de lo aparente, ya que los consumidores valorarían que el producto se conserve en buen estado durante mucho tiempo, reforzaría con ello la imagen de calidad que acompañaría a la marca y se convertirían en clientes fieles frente a la competencia.
Porque no sólo es importante conseguir clientes nuevos, también hay que saber mantenerlos.

Responder

Hola Laura,muchas gracias por tu participación y comentario. Estoy totalmente de acuerdo con lo que dices al final; y casi me atreveria a decir que casi es más importante mantener a los ya clientes que pretender tener clientes nuevos dado lo saturado y maduro que está el mercado de ciertos bienes. Debemos tener en cuenta que a mayor vida útil menor rotación de existencias por tanto menor producción, lo cual no va a ser muy motivador para el fabricante. Y por otro lado tenemos a fabricantes que no querrán correr ningún riesgo,y como el miedo es libre, se curará en salud y preferirá asignar una vida útil, con un margen razonable de un maluso previsto, lo más corta posible.Voy a aporvechar esta contestación para decir que el hecho de tener unos procesos validados y unas buenas condiciones higiénicas en las instalaciones ya podría aumentar la vida útil de los alimentos.Como ves, tu propuesta no sería difícil de llevar a cabo.Un saludo

Responder

Todos los que estamos metidos en el “circuito alimentario” hace tiempo nos venimos dando cuenta de los inconvenientes que plantean las fechas de caducidad y consumo preferente. Y el mayor problema estoy convencido que es la falta de información de los consumidores, ya que es el consumidor final al rechazar los productos próximos a su caducidad el que fuerza al comercio a su vez a rechazar productos cortos de fecha. La mayoría de hipermercados y cadenas de alimentación solo aceptan productos con dos tercios de su vida total. Con lo cual los alimentos que ellos destruyen son solo una pequeña parte de los que se pierden en toda la cadena de distribución.
No cabe duda que la fecha aporta una información importante y necesaria pero es imprescindible poner en conocimiento de todos la realidad y la utilidad de estos datos para que sea una mayor seguridad para el consumo sin convertirse en un derroche innecesario.

Responder

Hola Fernando
Muchas gracias por tu comentario. Estoy totalmente de acuerdo, esa es una de las propuestas de la EU. La pregunta sería ¿ cómo , quién , dónde educar al consumidor al respecto? La verdad es que existen varias opciones creo yo, esperemos a ver qué inicativas se imponen. Por lo demás, también te doy la razón en que la destrucción de alimentos por parte de grandes cadenas de distribución es sólo una parte ya que también podríamos hablar de los desperdicios de alimentos durante la producción, en la industria, en la distribución y almacenamiento , en los grandes establecimietnso de catering y en nuestros propios hogares. Por tanto creo que todos podemos contribuir a evitar el despilfarro de los alimentos. Un saludo

Responder

Quizas auditar el proceso que siguen los fabricantes para asignar las fechas limite, asi como asignar agencias independientes que establezcan directrices comunes, ayudr a atajar el problema mas desde la raiz.

Responder

Hola Diego
Muchas gracias por tu comentario.Actualmente únicamente se audita este tema a aquellas empresas que quieren conseguir una certificacón específica de la empresa alimentaria ( BRC, IFS, FSSC 22000, ISO 22000, SQF), pero también te digo que esto sólo se mira para nuevos productos básicamente. Desde el punto de vista legislativo, el fabricante es el encargado de asignar una vida útil a los alimentos que produce aunque muy pocos han realizado estudios de vida útil. En mi opinión, si dejásemos que ” los legisladores” determinasen en la legislación la vida útil de los alimentos casi sería como decirle al fabricante cómo hacer un determinado producto. Me explico.Imagina que la legislación dijese que todos los chorizos deben duran un mínimo de 6 meses.Si yo soy un fabricante que quiere lanzar un nuevo chorizo sin conservantes, ni aditivos, en un novedoso método de conservación, etc entonces la legislación me estaría poniendo trabas. No sé si con este ejemplo he logrado dar una idea de lo limitante e improductivo que puede ser legislar absolutamente todo.Un saludo

Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

  981 262 989 | 690 632 520     ev@evconsultoriaalimentaria.com 
XSLT Plugin by Leo Jiang