La verdad sobre los alimentos de marca blanca

 alimentos de marca blanca - EV Consultoria y Calidad AlimentariaCreo que para nadie han pasado desapercibidos los anuncios de empresas alimentarias  de las marcas líderes en los medios. Según el anuncio “las marcas de siempre”. La razón por la que se han movido y unido dichas empresas alimentarias podría ser  obvia: la creciente opción de compra de las marcas blancas por parte del consumidor. Este anuncio pretende destacar, entre otros atributos, la calidad de sus productos. Y ahora cabe preguntarse ¿en qué se basan para decir que son “ de  mayor calidad”  presunta e implícitamente comparados con los alimentos de marca blanca?

 Con este artículo sólo pretendo dar mi opinión en base a mi experiencia y se enmarca exclusivamente dentro del sector alimentación.

En los comienzos de las marcas blancas el consumidor era reacio a ellas y la idea general sostenía que eran de menor calidad que las marcas propias “de siempre”.

El creciente número de alimentos de marca blanca,  la crisis y el acceso a mayor y mejor información le han dado la vuelta a esta situación: tanto en lo relativo a la percepción de la calidad como a la elección actual por parte del consumidor. En parte creo que el consumidor ha llegado a la conclusión de que es erróneo y poco rentable para la economía familiar presuponer, a ciegas, mayor calidad en las marcas de siempre. Si me apuráis, en los principios, fue casi al contrario, y me explico.

Hasta que una determinada fábrica no empezó a producir alguna marca blanca o para alguna otra marca muy reconocida se daba el caso de que nunca había sido auditada por una entidad externa, objetiva e imparial. Esa fábrica vivía en su mundo y acomodada en el reconocimiento que había alcanzado su marca propia.Lo usual es que la empresa de gran  distribución que decide tener una marca blanca exija a la fábrica cumplir con unos pliegos de requisitos de calidad y de gestión  muy exigentes, por encima de los requisitos legislativos.

Y esto lo digo por experiencia tras auditar empresas proveedoras para diferentes empresas de distribución europeas o para empresas multinacionales que externalizaban la producción de sus materias primas, o auditando el  punto de venta de grandes empresas de distribución. Normalmente utilizan sus propios  pliegos de requisitos de calidad alimentaria o bien se acogen a las normas más reconocidas de calidad alimentaria como podrían ser la ISO 22000, IFS y BRC.

Por tanto se podría  decir que, al menos en los comienzos del boom de las marcas blancas  en España y de la certificación de las normas internacionales del sector alimentación, los productos de marca blanca estuvieron  controlados  por entidades independientes y más exigentes en comparación con las inspecciones oficiales, lo cual no sucedía en el caso de productos de marca propia.

Podemos hablar de varias situaciones acerca de la procedencia y producción de los alimentos de marca blanca. Unos son exactamente iguales a los de marca propia y únicamente cambia el empaquetado final. Otros pueden elaborarse en una fábrica de marca propia pero hay algún cambio en la receta final. En otros casos, las exigencias de procesos, de gestión, de materia prima están estipuladas por la empresa de distribución  y lo normal es que estas exigencias sean mayores a las ya  existentes  en la fábrica.

Frecuentemente la fábrica acaba adoptando el proceso exigido por las empresas de la gran distribución o de las grandes  multinacionales para el 100% de toda su producción. Con ello se podría decir que los alimentos de marca blanca y de marca propia son de calidad semejante. No olvidemos que aquí no estoy profundizando en el concepto de seguridad alimentaria y de calidad alimentaria.

Os dejo un comentario que una vez escuché estando en una conversación con personas que no tenían nada que ver con el sector alimentario. Esta persona razonó lo siguiente “Casi da más garantías la marca blanca que la propia porque la empresa que sólo fabrica su  marca propia no va a permitir que nadie vaya a su fábrica a decirle cómo mejorar las cosas”. Es simplemente la opinión, pero es la opinión de un consumidor y la opinión de la calle.

Para continuar argumentando lo que he dicho al principio me voy a apoyar en los distintos estudios que ha realizado la OCU y que han salido en los medios. Uno de los que causó más revuelo fue el de la leche. Observando  los resultados del estudio se puede ver que en los puestos extremos de calificación se encuentran tanto marcas blancas como marcas propias.

 En resumen, la seguridad alimentaria es un criterio objetivo y legal y  está, en principio, garantizada en TODOS los alimentos, tanto los de marca propia como los de marca blanca. Sin embargo, la calidad  es un criterio subjetivo que dependerá de la valoración que le otorgue el consumidor atendiendo a sus necesidades y gustos.

Otro argumento que esgrime el anuncio al que me he referido al principio es la Innovación pero tal y como están evolucionado las marcas blancas, no sabemos durante cuánto tiempo podrán las marcas propias disfrutar de esta exclusividad.

Y el último argumento del anuncio: “de siempre” no deja de ser un argumento emocional que en mi opinión no se ha trabajado en su día y que puede que ahora llegue un poco tarde. Veremos lo que pasa.

 ¿Cúal creéis que es el camino a seguir para unos y para otros?

Si te ha interesado el artículo y te interesa dar mayor valor añadido a tu empresa alimentaria en términos de Competitividad Empresarial  no basado en el precio y reducción de márgenes puedes contactar conmigo en ev@evconsultoriaalimentaria.com.

Autor: Esther Vázquez Carracedo, Directora de EV Consultoría Alimentaria

¿Te ha resultado interesante?

Ayudamos a tu empresa alimentaria. ¡No dudes en contactar!

Blog de Esther Vázquez – Artículos de interés sobre Consultoria Alimentaria en el ámbito Corporativo, Temática empresarial
Tema de hoy: La verdad sobre los alimentos de marca blanca – EV Consultoria y Calidad Alimentaria – 690 632 520
Compartir

8 Comentarios. Deja un comentario

Me parece muy bueno el artículo y estoy completamente de acuerdo con la respuesta que das en este chat. Es más, yo como empresaria puedo ganar mucho más trabajando para un cliente que me garantiza un determinado volumen de compra que creando un stock (con todo lo que implica) que podrá ser vendido o quedarme en almacén. Parece razonable que en el segundo caso voy a tener que marcar un PVP más alto aún tratándose del mismo producto.
yo sí compro marcas blancas, es más, ya tengo mis preferencias entre ellas. ciertos alimentos de Carrefourd, algunos (pocos) de Gadis y muchos de Mercadona.
Hace mucho tiempo que el consumidor tiene la oportunidad de comparar y elegir, ante las campañas publicitarias de las “marcas de siempre” están las de las cadenas de supermercados. Personalmente creo que tienen más fuerza ya que nos incitan en el momento justo de la compra y, casi siempre, jugando con el factor ahorro… ¡es casi imposible no probar!

Responder

Hola Cristina y gracias por ilustrarnos un poco más acerca de los factores que intervienen para que una marca blanca tenga las características que a día de hoy tiene, por ejemplo, el bajo precio.Trabajando con eficacia y eficiencia se consiguen bajar los precios, no hay duda, lo cual es primorcial para productos maduros. Simplemente lo que ha ocurrido es que la gran distribución lo sabía y se preocupó por ejecutarlo. Un saludo

Responder
Mary Lafuente
25 marzo, 2012 19:55

hola Esther! yo tengo probadas algunas marcas blancas pero al final siempre me decanto por las conocidas por lo menos en lo que se refiere a alimentación porque en definitiva dependemos mucho de lo que ingerimos y en función de eso va nuestra salud. asi que aunque pasen controles yo tengo claro que me quedo con las marcas y no…blancas. Gracias por tu artículo.

Responder

Hola Mary, muchas gracias por tu comentario y compartir tu opinión. Tienes razón que la alimentación tiene un impacto directo en la salud, en el sentido de mantenernos bien alimentados. Tanto si optas por una marca blanca como por una propia, tu salud, en el sentido de ” ausencia de enfermedad” está asegurada. Como comentaba en el artículo, tu elección es perfectamente acertada porque se adapta a tus gustos y eso es lo que importa. Te invito a que compartas con nosotros qué tipo de problema has tenido con las marcas blancas, por ejemplo, de sabor, de textura, de falta de variedad, si te han producido alguna intoxicación alimentaria,etc Un saludo

Responder

Hola ester. Muy interesante el articulo. Con eso Podemos presuponer que los controles de calidad se aplican tambien a otros productos, pero no siempre es asi. Yo tengo vomprado herramienta y algun articulo de electronica y la calidad es mediocre. Cambiando de tema. Que opinas de los productos de lidl?

Responder

Hola Jose, muchas gracias por tu comentario. En mi experiencia el hecho de presuponer la calidad que se vende en la publicidad, y más aún la amparada por las marcas de renombre, lo aplico cada vez menos.Como comentaba en mi artículo, la calidad la determina el propio consumidor, consumirá aquellos alimentos que le resulten más atractivos en función del precio, del sabor, y si me apuras, del valor nutritivo principalmente. Los controles de calidad pueden ser de lo más variado, desde hacer algo básico a hacer unos controles exhaustivos de todas las variables que consideremos que pueden afectar de una u otra forma a la calidad y seguridad del alimento. Y también puede suceder que esos controels sean buenos y no tan buenos. Respecto a Lidl, recuerdo que en una de mis estancias en Inglaterra solía comprar en Lidl, por cercanía y porque no disponía de coche en aquellos momentos. En principio, los alimentos de Lidl me merencen garantía sanitaria. Como ya sabes, todos mis artículos se centran en los alimentos ya que es el área que yo conozco. Respecto a las herramientas y otras artículos domésticos no puedo dar una opinión argumentada. Quizá en este caso te estés refiriendo a una marca, que no necesariamente es una marca blanca, o sea, la empresa de gran distribución no se responsabiliza de ello y no hace ningún control sobre ella, y que es mediocre simplemente porque se ha dirigido a un público no exigente haciendo productos con materiales mediocres, poaca tecnología, pocos controles y mano de obra muy barata. Pero esto es sólo una posibilidad que se me ocurre entre otras muchas posibles.Un saludo

Responder

Gracias por este artículo y esta información.
Un saludo

Responder

Hola Ana. Gracias a ti por tu comentario. Ya sabéis que mi objetivo es que la información sea útil para quien la lea. Una saludo

Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

  981 262 989 | 690 632 520     ev@evconsultoriaalimentaria.com 
XSLT Plugin by Leo Jiang