Alimentos con sello de calidad diferenciada ¿pagarías más por ellos? Encuesta

Alimentos con sello de calidad diferenciada ¿pagarías más por ellos?Me gustaría abrir un debate con todos vosotros, españoles, europeos y no europeos para conocer de primera mano la acogida que tienen estos alimentos de calidad diferenciada.

Como introducción explicaré a  qué nos referimos cuando hablamos de sellos de
calidad diferenciada. No es cosa baladí ya que actualmente en un envase de  alimentos encontramos multitud de logos  y en la mayoría de los casos no sabemos a qué se refieren.

En Europa, y recalco en Europa porque estos sellos emanan de reglamentos europeos y no de entidades internacionales,  se reconocen tres logotipos de calidad diferenciada: DOP (Denominación de Origen Protegida), IGP (Indicación Geográfica Protegida) y ETG (Especialidad Tradicional Garantizada). Los dos primeros se refiere únicamente a la zona geográfica donde se produce el alimento. El tercero se refiere al método de producción que se utiliza en su elaboración. Con ello quiero decir que los controles que se hacen a productores y fabricantes van encaminados y están enfocados en esas peculiaridades además de los controles sanitarios básicos legislativos.

Como he mencionado en ocasiones anteriores, el concepto de Calidad es un concepto subjetivo así que a priori el decir que son productos de calidad per sé parece no muy acertado.En su afán de diferenciarse pueden dar lugar a presumir que el resto de alimentos de la misma categoría no son de calidad o son de baja calidad.

Lo que sí es acertado es atribuir el sobre coste de estos productos a los gastos que tienen que sufragar productores y fabricantes por las actuaciones de control  las cuales pueden ser realizadas tanto por entidades públicas como por entidades privadas.

Cabría preguntarse si la obtención de este sello supone una ventaja competitiva para las empresas. A lo largo de todos estos años en que llevan en vigor estos sellos las empresas ya habrán visto si esto les ha sido rentable o si lo sigue siendo. Y ya que estamos tan inmersos en la necesidad de exportar también cabe preguntarse si estos sellos facilitan la exportación de los productos alimenticios. Bienvenida la opinión de los empresarios que puedan aportar su experiencia.

Hasta aquí pudiera decirse que ha sido acertado el nacimiento de todos estos sellos. Sin embargo me gustaría comentar cosas que no deberían pasar y que las empresas y consumidores deberían saber. Al menos ha pasado en
Galicia. En el año 2010 se publicó un decreto por el cual, bajo el argumento de proteger la marca Galicia, no se podía hacer mención en el etiquetado a que el producto procediera de Galicia si este producto ya estaba bajo un sello de
calidad diferenciada. ¿Y cómo afecta esto a  empresas y consumidores os preguntaréis? Pongo un ejemplo, creo que el más significativo, pero que se aplica a  otros productos. Por el hecho de existir una denominación tan genérica  como “ ternera gallega”, un fabricante de carne o productos cárnicos que pudiese demostrar con documentación que sus productos han sido elaborados con carne procedente de terneras nacidas y criadas en Galicia NO puede hacer alusión a “ producto elaborado en Galicia” en el etiquetado por el hecho de existir esta DOP. ¿Os parece justo, tanto a empresas como a consumidores? Bien es cierto que seguramente esto ha surgido para evitar el fraude pero a costa de qué.

Como apuntaba al principio me gustaría hacer una especie de encuesta con todos vosotros y os agradecería que respondieseis a la siguiente pregunta:¿Quienes habéis comprado productos con un sello de calidad
diferenciada en los últimos 12 meses buscando específicamente ese sello en concreto? Tengo que hacer esta última matización porque en ocasiones solo hay una opción de compra en algunos establecimientos y esa opción es precisamente la amparada por un sello de calidad diferenciada.

Si te ha gustado este artículo y tienes interés en ampliar información al respecto puedes contactar conmigo en ev@evconsultoriaalimentaria.com.

Autor: Esther Vázquez Carracedo, Directora de EV Consultoría Alimentaria

¿Te ha resultado interesante?

Ayudamos a tu empresa alimentaria. ¡No dudes en contactar!

Blog de Esther Vázquez – Artículos de interés sobre Consultoria Alimentaria en el ámbito Corporativo, Temática empresarial
Tema de hoy: Alimentos con sello de calidad diferenciada ¿pagarías más por ellos? – EV Consultoria y Calidad Alimentaria – 690 632 520
Compartir

12 Comentarios. Deja un comentario

maria luisa
15 junio, 2012 10:18

Preguntas que hemos comprado con algún sello de calidad? pues yo el único (o casi), y además con asiduidad : El Pan de Cea. En cuanto al resto de productos alguno que otro a lo largo del año como puede ser el turrón, algún embutido, quesos, jamón… aunque a veces bajo mi punto de vista, su incrementado precio no se corresponde siempre con la calidad. Es más, tengo algún producto en casa que deja mucho que desear a pesar de tener “sello” y premios!. Los sellos deberían siempre garantizar la compra por parte del consumidor de un producto de calidad “superior” y no siempre es así. Haciendo referencia a esto último, y aunque con lo que voy a escribir se alcen comentarios en mi contra, la Ternera Gallega es uno de ellos. Francamente no sé como se puede explicar que un producto como este que supuestamente cumple con muchos requisitos, y en comparación a otros de distinto origen y sin el “sello”,tiene bajo mi experiencia personal, una menor calidad.
Estoy de acuerdo con Arturo y otros comentaristas, pago más siempre y cuando perciba una mayor calidad, no por un “Sello”.

Responder

Hola Luisa y muchas gracias por tu comentario. Respecto al ejemplo que pones del Pan de Cea creo que la pregunta pertinente sería ¿ lo comprarías aunque no tuviese sello? Me voy a arriesgar y a decir que sí en gran parte por la cercanía de la zona a donde tú vives.Entiendo que tu opinión está en línea con los comentarios que me he encontrado hasta ahora, que muchas veces estos productos con sello no justifican su alto precio y que a veces tampoco ofrecen una ” calidad superior” teniendo siempre en cuenta que la calidad es un parámetro subjectivo. Respecto al otro caso que comentas, el de la carne, también creo que muchos consumidores han llegado a esa conclusión, máxime cuando desde hace ya unos años se habla de las bondades de la carne de vacuno adulto frente a la de ternera y cada vez vemos esta última más accesible en los lineales y mostradores. Como en casi todo en la vida, la decisión de compra debería ser fruto de la experiencia vivida tras una comparativa, nuestro propio criterio de compra ( por ejemplo comprar productos locales o de un determinado país o según un determanado de producción) y la confianza que nos ofrece el vendedor y no condiconada por un sello. Un saludo.

Responder

Debo reconocer que me pierdo un poco, y extrapolo esta sensación a los consumidores, en general. ¿Qué % de la población posee esta cultura alimentaria? Soy un comprador habitual de alimentos de todo tipo, y en todo tipo de superficies. Creo que dedico tiempo al etiquetado (ingredientes, conservantes, etc) y no había reparado aún en estos sellos – como Inma o Cristina – así que abundo en mi opinión sobre la cultura. Quizás el problema está en una mayor y mejor difusión de la interpretación de estos distintivos y lo que representan, implicando, por ejemplo, por involucrar a distribuidores, grandes y pequeñas superficies, etc, facilitando folletos en caja al cliente, o en las estanterías en las que se ubiquen los productos con estos sellos…Pero donde ya me pierdo es en el caso “ternera gallega”, o sea, más complejidad para un tema que debería carecer de ella. Y respondiendo a tu pregunta: si, pagaría más, pero si entiendo y valoro la diferencia. Saludos.

Responder

Hola Antonio y muchas gracias por tu comentario y tu sinceridad. Yo estoy contigo, tanto por las personas que participáis en el blog como por lo que escucho en mi vida laboral mi idea es que los consumidores en general no conocen esos sellos ni su significado. ¿ Porcentaje? No sabría decir, pero mi sensación es que muy pocos. Y me atrevería a decir que los que los conocen pueden que no sepan valorarlos en comparación con otros sellos que puedan aparecer en el producto. Es una opinión personal, esto debo dejarlo claro. Respecto al comentario que haces de que se debería haber más divulgación, cabría preguntarse quién debería hacerlo ¿ la entidad que crea el sello? ¿ el fabricante? ¿ la distribución ? ¿ las instituciones públicas de la región a la que haga referencia el sello? Y si lo están haciendo ¿ lo están haciendo bien a la luz de los resultados que estamos expresando en este medio escrito? Tampoco hay que olvidar que la promoción, divulgación y el marketing necesitan de un presupuesto, y si no se cree verdaderamente en el valor diferencial que puede aportar el sello en cuestión no se van a hacer grandes esfuerzos,no? De nuevo, es una opinión personal. Y respecto al sello de ternera gallega, a un consumidor este tema que he lanzado no le afecta realmente; este tema limita la publicidad de aquel fabricante que no está adherido al ” sello” de ternera gallega. Es decir, le resta competitivdad debido a eso, al marketing ya generado. Otra cosa es que nuestro carnicero nos diga que procede de terneras de la raza rubia o mezclas permitidas por la DOP, nacidas y criadas en Galicia y confiemos en él. Un saludo

Responder

Me acabas de sorprender. Desconocía lo que comentas de “ternera gallega”, me parece muy injusto, desde luego.
Yo valoro bastante los sellos de calidad en productos como los huevos o la leche, por ser alimentos básicos, pero es verdad que, según lo que comentas, los estaba interpretando mal.
De todas maneras, la prueba definitiva es la del paladar y ese no suele equivocarse.

Responder

Hola Laura y muchas gracias por tu comentario. Parece que has dado en la clave al mencionar el criterio del ” paladar” que realmente es el que queda cuando te presentan varios productos del mismo tipo pero sin ninguna acción de marketing por detrás y sin ningún envoltorio. Sin embargo, no debemos olvidarnos de un concepto que es el más utilizado, bien por el contexto de crisis bien por valoración objetiva que deja de lado el componente emocial y me refiero a la ” relación calidad/precio”. Estoy totalmente de acuerdo contigo en que hoy al consumidor no le llega mucha información acerca de los muchas logos que pueden aparecer en los envases. Muchos de ellos salen como iniciativas regionales, o bien de asociaciones, o bien nacionales o bien los diseña la propia empresa. Sin informaicón imposible tener un criterio de elección. Aunque yo no puedo considerarme un consumidor al uso por mi conocimientoe en la materia, debo confesar que estoy de acuerdo con algo que escuché en relación a mi artículo: ” muchos de estos sellos son más bien herramientas de marketing”. Seguramente ya habrás caido en la cuenta de que en el tema de la alimentación hay mucho que desgranar. Yo intento dejar conceptos claros con mis artículos. Por ello, si alguno de vosotros tenéis alguna duda en particular o un tema que os pueda interesar no dudéis en proponérmelo. Un saludo

Responder

Ni idea de los sellos que mencionas, nunca me he fijado. Es cierto que, en algunos alimentos, me intereso por la procedencia pero nunca la busco en sellos , suelo encontrarla escrita.

Responder

Hola Cristina y muchas gracias por tu aportación. HAs dado en la clave al decir ” algunos alimentos” porque no en todos podemos conocer más allá de la localización de la fábrica que elabora dichos alimentos. La obligatoriedad de indicar el origen de los alimentos ya está en la ley de etiquetado sin embargo este dato sólo es obligatorio en los casos en que su omisión pudiera inducir a error al consumidor sobre el origen y procedencia del alimento. Esto puede dar lugar a muchas omisiones. El nuevo reglamento sobre información almentaria facilitada al consumidor ya considera concretar más este tema sugieriendo la obligatoriedad de indicarlo en unos determinados tipos de alimentos y siempre. No se habla de mencionar el origen de cada ingrediente que forma parte de un alimento sino que esto solo será posible para prodcutos con un solo ingrediente, productos no transformados y para aquellos ingredientes que representen más del 50% del alimento. Pero todas estas sugerencias serán debatidas en un futuro. Mientras llega esta mejora en la ley de etiquetado lo que nos queda a los consumidorfes es, o bien confiar en los sellos de calidad diferenciada que hacen referencia al lugar de procedencia o confiar en los que nos dice el vendedor, bien en la etiqueta o bien de palabra. Un saludo

Responder
arturo rodriguez blanco
21 mayo, 2012 9:49

Yo creo que los sellos de calidad son importantes tanto para el productor como para el consumidor. De todos modos el consumidor no debe conformarse con “buscar el sello”, sino preguntar al comerciante lo que desee saber sobre el producto que, al fin y al cabo, se va a comer. La tendencia es que todos los productos adquieran uno o varios sellos por lo que es necesaria información adicional para escoger el que más se adapta a las necesidades del consumidor.
En mi opinión sellos “bio” como “agricultura ecolóxica de Galicia” pueden tener más interés y futuro, ya que hacen referencia al método de producción y además al origen. Creo que el consumidor pagará un coste adicional sobre el producto solo si realmente “percibe” la calidad en el producto.

Responder

Hola Arturo y muchas gracias por tu comentario. Si no te he interpretado mal, haces alusión a que puede que existan ya demasiados sellos, logos y herramietas de marketing en el etiquetado de los alimentos que pudieran despistar al consumidor. Entre tanta variedad donde elegir ¿ qué criterio seguir ? ¿ precio? ¿ arraigo por una determinada procedencia? ¿ factor emocional? ¿ relación calidad/precio? ¿ cubrir una necesidad? ¿ status? Como ya he mencionado más de una vez, la calidad es subjetiva y puede ser que, por ejemplo, un queso sin sello procedente de la zona A sea mejor valorado por un persona que un queso con sello también procedente de la zona A. En el primer caso previsiblemente el precio será menor ya que no hay gastos ” burocráticos”. En este caso ganan tanto productor como consumidor. Un saludo

Responder

me gusta la calidad de los productos y me decanto por aquellos que indican su lugar de procedencia; mejillones de galicia, coñac con v.s.o.p., jamón de jabugo o 5 jotas, tomates y plátanos de canarias.
de las denominaciones que has mencionado en tu escrito, no sabía que existieran….

Responder

Hola Inma y muchas gracias por tu comentario. Entre los alimentos que has mencionado, dos de ellos son susceptibles de tener un sello de calidad diferenciada ( el mejillón una DOP y el plátano una IGP ) y en ambos casos este sello haría referencia al lugar de procedencia. Sin embargo, también puede darse el caso de que hayas comido mejillones de Galicia que no estuviesen amparados o bajo el paraguas del sello ¿ como saberlo? Sólo debes fijarte en la etiqueta y ver si exhibe uno de los sellos que aparecen en la imagen que acompaña al artículo. En el caso del jamón 5 jotas, como tal,sería más correcto hablar de que estás comprando en base a la marca y no en base a la procedencia aunque indirectamente se pueda intuir el lugar de procedencia. En el caso del coñac, las siglas VSOP no hacen referencia a una procedencia sino al tiempo de crianza. Con tu aportación me corroboras de alguna manera que la mayoría de las personas no conocen la existencia o el significado de estos sellos. Un saludo

Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

  981 262 989 | 690 632 520     ev@evconsultoriaalimentaria.com 
XSLT Plugin by Leo Jiang