El alimento dice, pero el consumidor no entiende ¿Cómo lo resolvemos?

 Etiquetado de alimentos - EV Consultoría y Calidad Alimentaria

Futura normativa de Etiquetado de alimentos

¿No habéis caído en la cuenta de que, a veces, lo humanos solicitamos información y realmente luego no sabemos cómo manejarla? Y lo que es peor, no nos preocupamos por aprender a utilizar esa información una vez que nos la dan.

Sin querer entrar en controversias, creo que un ejemplo de esto es lo relativo al etiquetado de  alimentos. ¿Conoces qué son las proteínas? ¿Cuál es la cantidad recomendada para cada uno de nosotros? ¿Qué aporte calórico diario necesitamos cada uno de nosotros? ¿Cómo buscamos la calidad de un alimento, en la cantidad o en la calidad de sus nutrientes? ¿Me interesa que se especifiquen las grasas poliinsaturadas o no ? Y podría seguir haciéndome preguntas que para el consumidor medio carecerían de respuesta.

Uno de los temas más actuales relativos al etiquetado de  alimentos es el referido al valor nutricional. Por distintas razones. Bien porque será obligatorio a finales del 2014 indicarlos en la etiqueta de manera armonizada para todos aquellos fabricantes que ya hacen alusión al etiquetado nutricional;  o bien porque algunos colectivos hayan quedado descontentos al no aprobarse la propuesta del semáforo nutricional como una herramienta que garantizase una decisión correcta al consumidor.

Empecemos por el principio.

A día de hoy la indicación de los valores nutricionales de los alimentos en la etiqueta es de carácter voluntario excepto en el caso en que en la etiqueta, presentación o publicidad de ese alimento se haga mención explícita de que dicho alimento posee propiedades nutritivas. Por ejemplo, si en un alimento se hace la siguiente mención en su etiquetado “alto contenido en fibra alimentaria” entonces el fabricante está obligado a declarar los valores nutricionales.

Ahora pasemos al tema del semáforo nutricional. Muchos conoceréis una iniciativa propuesta a la comisión europea que trataba de adjudicar uno de los colores del semáforo a cada nutriente del alimento con las connotaciones que estos colores tienen. Es decir, el color rojo nos viene a decir que las cantidades de un determinado nutriente son altas; el color ambar que esas cantidades son medias y el color verde que las cantidades son bajas. Este modelo fue muy defendido por distintos colectivos de consumidores. Finalmente la comisión no lo aceptó. Personalmente comparto la decisión de la comisión europea. Es una de esas ocasiones en que pienso que los eurodiputados lo hicieron bien y su criterio prevaleció frente a los lobbies que defendían el semáforo.

Y ahora toca irse al futuro. A partir de diciembre de 2014 será obligatorio para los fabricantes indicar el valor nutricional de los alimentos en el etiquetado de los mismos de manera armonizada, es decir, todos deberán hacer referencia  a los mismos parámetros nutricionales. La forma en que se van a indicar cada uno de los valores será , en líneas generales,  en unidades de volumen ( litro) o de peso ( gramo) por 100 gr o 100ml de alimento.

Con carácter opcional, el fabricante decidirá si estas cantidades además se expresarán de algún modo que facilite su comprensión al consumidor y que le proporcione mayor información. Ya hemos dicho que no se aceptó el modelo del semáforo. El modelo aceptado fue el de indicar el porcentaje de ingesta diaria recomendada que aportan 100 gr o 100 ml de un determinado alimento. ¿ Qué os parece?

Con esta corta historia que os he contado se deduce que existe interés en informar al consumidor acerca de los alimentos, no? Pero yo me pregunto, y os pregunto ¿ de verdad el consumidor medio tiene los conocimientos  para procesar  esta información?

Y ahora vuelvo a mi primer planteamiento. Creo que es bueno demandar información pero también es un acto de coherencia por parte del consumidor preocuparse por saber qué pide, para qué y si será capaz de interpretarla.

Autor: Esther Vázquez Carracedo directora de EV Consultoría Alimentaria. Gestión, Calidad alimentaria y Seguridad alimentaria. Interim manager en empresas alimentarias.

Más información acerca de Etiquetado de alimentos en www.evconsultoriaalimentaria.com

Si deseas aprender más acerca de Cómo interpretar la Etiqueta de un Alimento te invito a la charla que impartiré para el Centro de Información as Mulleres en La Coruña el próximo viernes 5 de abril.  Contacta conmigo a través de ev@evconsultoriaalimentaria.com o llamando al 690632520. Pincha en la imagen de abajo.

¿Te ha resultado interesante?

Ayudamos a tu empresa alimentaria. ¡No dudes en contactar!

Blog de Esther Vázquez – Artículos de interés sobre Consultoria Alimentaria en el ámbito Corporativo, Temática empresarial
Tema de hoy: Etiquetado de alimentos – EV Consultoría y Calidad Alimentaria – 690 632 520
Compartir

14 Comentarios. Deja un comentario

Antonio Martin Martin
6 abril, 2013 9:54

Interesante artículo y muy bien enfocado. Lástima que en esto de etiquetado alimentario, como en otros aspectos de la alimentación (segura y saludable), no siempre se hace lo más adecuado para facilitar al consumidor la elección. Recomiendo ver el programa SALVADOS dedicado a los Lobbies. A partir del minuto 2:30 del video del que adjunto enlace, se explica como el lobby de empresas alimentarias consiguió influir en la NO aprobación del sistema del semáforo.:
http://www.lasexta.com/videos-online/programas/salvados/noticias/belen-balanya-hace-lobbietour-bruselas_2013031700099.html

Responder

Hola Antonio y muchas gracias por tu aportación. En mi nombre y en el de todos aquellos a quienes les pueda interesar te doy las gracias por el link que nos remites. Sin embargo, permíteme corregir un error que has cometido al escribir tu comentario que sin duda se ha debido a que pensabas una cosa y has escrito otra. El video dice lo contrario de lo que nos comentas en tu última frase y corrobora lo que digo en el artículo. Para aclararlo de alguna manera, la mujer que sale en el video forma parte de un grupo que defiende el modelo del semáforo; el lobby de empresas alimentarias defiende el otro modelo, es decir, el de indicar el porcentaje de ingesta diaria recomendable de un determinado nutriente. Considero acertado esta aclaración para no llevar a confusión a los lectores del artículo. Un saludo

Responder

Maravilloso post esther.
En mi opinión y de acuerdo con algún comentario anterior, la información debe de estar en los envases ya que hay mucha gente que realiza su elección de compra en base a ella.
Pero también es verdad que el desconocimiento que existe hoy en día en la sociedad es relativo, y creo que cada uno se impone el suyo por elección, ya que en los medios, redes o directamente los profesionales sanitarios están arrojando datos de este tipo constantemente.
Por supuesto, y después del ejemplo del jamón serrano, es obvio que el sistema de los colores era del todo inadecuado, pues este es un alimento que incluso en las dietas y por supuesto con control como todo los demás, está presente.
Un saludo.

Responder

Hola Vanesa y muchas gracias por tu aportación. En un programa de radio que escuché recientemente donde se trataba este tema he podido constatar que, si bien existe mucha información y pareciera que los consumidores están informados, existen muchos mitos y leyendas al respecto además de interpretaciones erróneas. Me consta que hay personas bien informadas al menos en algún aspecto determinado del etiquetado que podemos leer en un alimentos y ello suscitado por alguna consideración de salud que tenga esa persona en la mayoría de los casos. Por otro lado, el área de los alimentos es muy extenso, confluyen temas de seguridad alimentaria, de salud, de medioambiente, de bienestar animal… y de calidad, éste último de gran componente subjetivo . Siendo así, la información de la etiqueta será más o menos valiosa dependiendo del criterio de compra que cada uno tenga. Un saludo

Responder
arturo rodriguez blanco
31 marzo, 2013 16:07

hola esther, y gracias por el artículo.
En mi opinión creo que la tendencia actual de los usuarios a preocuparse cada vez mas por el contenido y la calidad de los productos alimenticios que consume es evidente, y el esfuerzo de algunos fabricantes en facilitar de manera transparente la información necesaria es también ejemplar.
Creo que el consumidor actual posee información sobre como debe alimentarse, bien a través de los medios, de su médico, etc etc, y lee cada vez más no solo los precios sino también el contenido de las etiquetas. además con el envejecimiento poblacional las necesidades especiales de alimentación también aumentan, y productos que indiquen por ejemplo el contenido en sal se hacen mas necesarios.
por supuesto queda un largo camino por recorrer, empezando por la comuniad científica que redefine una y otra vez las dietas de referencia y determina que componentes alimenticios pueden representar un rpoblema para la salud. En este sentido esta semana han saltado las alarmas en europa por la posible presencia de acrilamida en productos ricos en almidón al ser calentados a temperaturas superiones a 120ºC.
creo que el flujo de información entre Consumidores y fabricantes es positivo y crea una relación de confianza que beneficia a ambas partes.

Responder

Hola Arturo y muchas gracias por tu intervención. Sin duda el flujo de información ” transparente y con rigor ” es útil para ambas partes. Para el consumidor como ayuda en su elección de compra y para fabricante como generador de confianza. Estoy de acuerdo en que la tendencia va por donde tú mencionas, y no sería disparatado incluir este tipo de información o formación en el expediente académico. Se me viene esto a la cabeza porque hace poco escuchaba que se debería incluir en el expediente académico la asignatura de ” educación financiera” tras estar siendo protagonistas del gran impacto que puede tener en la vida de las personas la incorrecta gestión del dinero. Un saludo.

Responder
fermín fernández
30 marzo, 2013 17:02

hola Esther, excelente artículo como siempre. Comparto un poco tu duda sobre la capacidad del consumidor medio de interpretar la información, no creo que nos enteremos mucho. No obstante si considero útil que se publique en las etiquetas información nutricional ya que hay quien si le puede sacar partido. lo que si creo más efectivo es utilizar escalas numéricas del 1 al 10 en vez de colores que pueden confundirse con otras interpretaciones. Saludos.

Responder

Hola Fermín y muchas gracias por tu comentario. Estoy totalmente de acuerdo contigo, es útil que se publique la información nutricional y también es cierto que hay personas que la comprenden bien por sus estudios, bien como hobby, bien a raíz de una cuestión de salud, etc. Realmente, lo que dices acerca de utilizar un criterio numérico, es lo que finalmente se ha adoptado hacer, es decir, se indican valores y porcentajes numéricos de cada nutriente en cuestión con lo cual entiendo que se da una información más útil y objetiva al consumidor que con los colores.Un saludo

Responder

estimada ester, te felicito por el artículo, esta muy bien, pero creo que no por mucha información en la etiqueta mejoramos la calidad de esta.
Es muy importante el tema nutricional pero se debe hacer bien.
Gracias.

Responder

Hola Guillermo y muchas gracias por tu comentario.Estoy de acuerdo con tu primera apreciación. Sin embargo, respecto a la segunda ¿ qué sería para ti hacerlo bien? ¿ qué información te gustaría encontrar en relación al valor nutricional? Un saludo

Responder

Gracias como siempre.
Los humanos tienen más información en un día que la que pueden procesar en un mes. ¿Quién se sabe las instrucciones completas de cualquier aparato que tengamos en casa?
NO. Es la respuesta a esas preguntas que planteas al principio, como tampoco las planteamos cuando compramos ropa, cosméticos, etc. Y No, pienso que el consumidor medio carece de la suficiente formación como para entender o procesar la información, salvo que antes se acometa una buena campaña el asunto.
Desconocía lo del semáforo nutricional, a mi me parece muy gráfico e instantáneo, sencillo. Siempre y cuando resulte comprensible para consumidor y aporte la mayor información posible acepto cualquier sistema, yo invierto tiempo leyendo la etiqueta.

Responder

Hola Antonio y de nuevo muchas gracias por tu participación. Respecto al tema del semáforo ya adelantaba en el artículo que personalmente no lo encuentro práctico, y por otra parte el consumidor debería estar igualmente formado a la hora de interpretarlo. Te pongo uno de los ejemplos más claros que te podrías encontrar: el jamón serrano. Según el modelo del semáforo le pondríamos un rojo a las proteínas, otro rojo a las grasas y otro rojo a la sal ¿ qué opinas ver tanto rojo ( con la connotación que eso tiene a primera vista) en uno de los productos considerado como de gran calidad ante los ojos del consumidor ? Y esto es solo un ejemplo de lo incompleto y mal interpretado que puede ser este sistema. Un saludo

Responder

Felicidades por tu artículo, Esther. Me parece interesante y ameno. Me encantaría acudir a tu charla, aunque siento que en esta ocasión no me resulte posible, ya que estaré viajando a Madrid. Estaré atenta para nuevas convocatorias.

Responder

Muchas gracias por tu comentario Luisa. Te mantendré informada. Un saludo

Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

  981 262 989 | 690 632 520     ev@evconsultoriaalimentaria.com 
XSLT Plugin by Leo Jiang