El nuevo sector alimentario: Insectos

El nuevo sector alimentario: Insectos - EV Consultoría y Calidad Alimentaria

Calidad alimentaria de los insectos

La mayoría de nosotros hemos escuchado o leído la última noticia de la FAO: nos anima al uso de insectos dentro de la cadena alimentaria. Y en la mayoría de los noticiarios se hacía referencia a que sería la solución al hambre en el mundo. Sin embargo, esta noticia tiene mucha más repercusión que el fin tan loable que le han querido dar, en mi opinión.
Realmente esta noticia va dirigida en especial a los países occidentales, desarrollados, como los de Europa y EEUU ya que en otros países de Asia, África y Latinoamérica su consumo es normal; e incluso una delicatesen.
La tarea más dura para poner en práctica este propuesta será romper la barrera psicológica del mundo occidental para que dejen de verse como “ bichos asquerosos”. El resto de factores que se barajan parecen augurar un verdadero desarrollo del sector de los insectos dentro del sector alimentario ya que todo son ventajas…en un principio.
Para que conozcamos un poco más acerca de este incipiente nuevo alimento para muchos de nosotros, en este artículo me voy a centrar en cuatro consideraciones a favor.
Son consideraciones redactadas en líneas generales ya que existen pocos estudios al respeto. Y además hay que tener en cuenta que parte de esta generalización es debida a la gran variedad de insectos comestibles existentes y a la gran variedad que pueden tener nutricionalmente dependiendo del estado de ciclo de vida en que se encuentren y del medio donde habiten.

En relación a la calidad alimentaria de los insectos:
Desde un punto de vista nutricional podemos encontrarnos insectos comestibles con un alto contenido en proteínas y además proteínas de  alto valor (es decir, aquellas que contienen aminoácidos esenciales para el humano); con grasas insaturadas ( es decir, de las buenas), y con significativas cantidades de vitaminas y minerales.
Desde el punto de vista de seguridad alimentaria me voy a centrar en dos peligros: los microbiológicos y los químicos. Respecto a los peligros microbiológicos, en general, se puede decir que los insectos no son portadores de bacterias patógenas para el hombre. Sin embargo, una vez procesados para su consumo sí pueden llegar a contaminarse con bacterias patógenas debido a una incorrecta manipulación.
Respecto a los peligros químicos podemos hablar de los pesticidas y metales pesados los cuales están relacionados con el hecho de que actualmente la recolección de insectos para consumo humano es salvaje, es decir, no se producen en granjas controladas. También podemos hablar del peligro de micotoxinas en algunos tipos de insectos como consecuencia del tipo de procesado que sufren y que puede derivar en el crecimiento de hongos y como consecuencia la formación de micotoxinas. Y por último podemos hablar de sustancias tóxicas que tienen los propios insectos. En este último caso, las poblaciones que están acostumbradas a su consumo ya saben cómo extraer esas sustancias tóxicas antes de su consumo o bien qué partes del insecto deben desechar.
Desde el punto de vista de cría en granjas, parece ser que el coeficiente de conversión alimenticio en insectos es más eficaz que en los animales tradicionales de granja. Este coeficiente mide la relación entre la cantidad de alimentos que consume un animal con el peso que gana.

Desde el punto de vista tecnológico se ha visto que algunos insectos poseen unas sustancias que son antibacterianas por lo tanto, lejos de suponer un peligro microbiológico en sí mismos, podrían utilizarse para aprovechar ese poder antibacteriano en los alimentos.
Hace unos días hice un mini sondeo. Estaba en una mesa comiendo junto con seis personas y les pregunté cómo verían un menú con insectos. Para mi sorpresa uno de los comensales ya había probado dos tipos de insectos y habló de lo sabrosas que estaban cierto tipo de hormigas. Luego pregunté ¿ y si te pusiesen insectos en forma de croqueta? Y otra vez me sorprendí ya que no vi gestos de repugnancia.
Y ahora os pregunto ¿comeríais carne de cerdo o pescado si éstos animales hubiesen sido alimentados con piensos elaborados con insectos?
Con esto quiero decir que a lo mejor no nos lleva tanto tiempo adaptarnos a este nuevo alimento. Y vosotros ¿qué pensáis?
Por último, un ejemplo de que no está tan lejano el desarrollo del sector insectos: en los países bajos ya se ha establecido el objetivo de incluir los insectos en los alimentos y en los piensos para el año 2020.
Autor: Esther Vázquez Carracedo. Directora en EV Consultoría Alimentaria. Gestión, Calidad alimentaria, Seguridad alimentaria. Interim manager en empresas alimentarias.

Si te ha parecido interesante el artículo o si te gustaría tener más información sobre el tema puedes contactar conmigo en el 690 63 25 20 o bien a través de ev@evconsultoriaalimentaria.com

Más información en www.evconsultoriaalimentaria.com

¿Te ha resultado interesante?

Ayudamos a tu empresa alimentaria. ¡No dudes en contactar!

Blog de Esther Vázquez – Artículos de interés sobre Consultoria Alimentaria en el ámbito Corporativo, Temática empresarial
Tema de hoy: El nuevo sector alimentario: Insectos – EV Consultoría y Calidad Alimentaria – 690 632 520
Compartir

12 Comentarios. Deja un comentario

Hola Esther;
Increible lo que nos transmites en tus post, y como de fácil puede ser explicarlo.
Desde mi desconocimiento he de decir que, aunque no quiero ser desconfiada, algún objetivo se esconde en lanzar todas estas noticias desde la fao, ya que como bien dices en los países con escasez de alimentos ya lo están haciendo.
Pero creo que habría que realizar muchos estudios previos antes de poder establecer la cría de insectos, ya que aunque controlada, hay algunos peligrosos para determinados vegetales o incluso para nosotros.

Un saludo.

Responder

Hola Vanesa y gracias por tu aportación. Efectivamente, los potenciales peligros de su cría tienen que estudiarse y valorarse,máxime si hablamos de cría intensiva para abastecer al mundo occidental. Tienes toda la razón en tu planteamiento o desconfianza. A este respecto he escrito mi opinión como respuesta a otros participantes de este post ya que se han preguntado lo mismo que tú. Un saludo

Responder

Hola Esther,

los insectos son vectores de numerosos microorganismos patógenos para los humanos. Entre los mas temibles destacan los causantes de la Malaria, tifus, Leishmaniasis, Dengue, turalemia, antrax o Poliomyelitis. Por supuesto muchas de estas enfermendades se transmiten en lugares con deficientes condiciones sanitarias, y tratándose de picaduras de insectos vivos, pero creo que el riesgo existe. Es cierto que se podría someter el producto a esterilización antes de ser consumido pero esto podría afectar también a otros constituyentes como las vitaminas.
Por otro lado,tenemos que considerar en que estado se encuentra el cultivo de insectos para el consumo humano a gran escala, ya que tomando cono ejemplo la acuicultura algunas especies han necesitado años de investigación para su cultivo eficaz en granjas.

Responder

Hola Arturo, si bien es cierto que los insectos pueden ser vectores de ciertas enfermedades hay que matizar que las enfermedades que enumeras no son de transmisión alimentaria, es decir, no se contraen por comer insectos sino que el modo de transmisión es distinto.
Respecto al aspecto de la cría de insectos, tienes toda la razón, se necesitan muchos estudios previos ya que actualmente, en los países donde se consumen, la recolección es salvaje y hay pocos referentes a los que imitar. Un saludo.

Responder

Me ha gustado mucho el artículo esther, de hecho cuando escuché la noticia en los medios de comunicación, lo primero que pensé fue: A ver qué extraña razón se esconde detrás de este ensalzamiento insectario.
Seguro que nos acostumbraríamos tarde o temprano, es cuestión de que empiecen a realizar campañas salvajes de marketing. Sin embargo, no creo que tengamos que comer insectos y que la justificación esté en una disminución de los recursos alimentarios, tal y como los entendemos en el mundo occidental, y el hambre en el mundo. Lo que sí me gustaría saber son las verdaderas razones de la fao para llevar a cabo estas recomendaciones :-).

Responder

Hola Loli y muchas gracias por tu comentario.Desconozco las verdaderas razones de la FAO aunque parece que la publicidad no deja lugar a mucho margen: los titulares en su mayoría hacían referencia a ser una alternativa para combatir el hambre en el mundo. Y yo me pregunto ¿ se refiere a combatir el hambre en el momento actual o cuando en la Tierra seamos 9 mil millones, por poner una cifra, de personas a las que alimentar? ¿ o cuando el efecto invernadero sea tan serio que tengamos que reducir las producción de alimentos tal y como la conocemos ahora en occidente? Un saludo

Responder

… efectivamente, en los últimos días todos los medios de comunicación se hicieron eco del anuncio de la fao sobre los insectos. Pero en realidad esta mención en el estudio de la fao fue anecdótica. se centraron sobre todo en dar la voz de alarma una vez más sobre el aumento del hambre en el mundo. La especulación de alimentos de primera necesidad, y la cantidad de alimentos que tiramos; concretamente un tercio de lo que producimos…

Pero ya que abrimos el debate sobre los insectos:

No quiero dejar pasar la oportunidad de felicitarte Esther por tú análisis. Y se me ocurre que para paliar el efecto psicológico que pudiera originar esta nueva alimentación. al menos a corto plazo, la tendencia sería la “FRITURA” hasta acostumbrarnos al nuevo sabor y textura. por lo que daríamos un paso atrás en la alimentación sana y un aumento en dislipemias

Recibe un afectuoso saludo y una feliz jornada de martes a todos

Responder

Hola Pablo y gracias por tu aportación. En cierto modo estoy contigo,nos afanamos en el intento de clonar animales, de hacer animales transgénicos, fabricar hamburguesas en laboratorio…y a hora una nueva fuente de alimentos, todas ellas iniciativas encaminadas a aumentar la producción de alimentos de manera directa o indirecta y descuidamos las verdaderas razones de que haya hambre en el mundo. Las dos que apuntas son obvias aunque sean muchos las que no las quieran ver. ¿ alguna vez nos plantearemos si la superpoblación humana tiene algo que ver con esto? Es un debate controvertido lo sé, pero alguien deberá poner el cascabel al gato algún día. Un saludo

Responder

Hola Esther,
Cómo siempre, muy interesante tu planteamiento.
Yo reconozco limitaciones de tipo psicológico, pero no tanto relacionadas con su consumo como con su cría. Creo que no tendría tanto problema en probarlos como en ver una “granja” de insectos, solo imaginármela me da terror. Estos animales pequeños, en grandes cantidades, me transmiten la sensación de que podemos perder el control sobre ellos, si además me dices que ganan mucho peso con relación al alimento que consumen ¡terror!
Ya ves, hay más barreras psicológicas que las relacionadas con su consumo. por otra parte, los países que nos tendríamos que acostumbrar no somos los que sufrimos escasez de alimentos. personalmente, creo que va a ser algo así como “la canción del verano”, sonará durante un tiempo más o menos largo pero no llegará a instalarse como un nuevo alimento. Sin embargo, esta soy yo en mi paradigma, tal vez me sorprenda viendo que no acierto ni una.
un abrazo,
cristina

Responder

Hola Cristina y muchas gracias por tu comentario.Comentarte que respecto a la cría de insectos, esto ya se hace actualmente pero destinados a alimentar animales de zoo por ejemplo.Si bien es cierto que es a pequeña escala, nada comparable si el sector se llega a desarrollar para la especie humana que ha demostrado en demasiadas ocasiones que a veces no tiene límites. Por otro lado deseo aclarar un concepto que ha sido malinterpretado. El que el coeficiente de conversión alimenticio sea eficaz quiere decir que aprovechan muy bien lo que comen pero nunca podrán ganar más kilos en carne que los kilos de comida ingeridos. Estoy de acuerdo contigo, hay más barreras que la mencionada en el artículo, y se deben tener en cuenta antes de desarrollar un sector que podría conducir a desequilibrios serios en la naturaleza.De manera similar a Antonio muestras tu opinión de por qué ha salido esta noticia ahora.Sin embargo las conclusiones a las que llegáis son opuestas. De nuevo, es un placer tener unos lectores con distintos enfoques. Las concluisones nos las dará el tiempo. Un saludo

Responder

Muy interesante post, como es habitual en ti, y, además, oportuno, porque llevaba unos días haciéndome unas cuantas preguntas que ya han sido respondidas tras la lectura de tu artículo.
A mi, de entrada, me mosquea que, de pronto, exista un interés especial en comenzar a mentalizarnos con estos nuevos alimentos, digo nuevos para nosotros, los occidentales, y en plural, porque hace un par de días también nos vinieron a decir que contáramos con las medusas. No sé si indirectamente nos están diciendo que nos preparemos para una crisis alimentaria no tan lejana o que nos busquemos la vida para comer y dejemos de llorar. Una tercera alternativa es el globo sonda, una vez vista nuestra reacción al debate, si es positiva, ya se encargarán las multinacionales de hacerse con el negocio e impedirnos cazar una mosca en breve, exagerando, pero más o menos lo veo así.
No tendría inconveniente en comer insectos, de hecho me atrae la idea y me dan cierta envidia los atiborrados mercados asiáticos que salen en los distintos documentales mostrando la gran variedad de bichos que se llevan a la boca. Pero siempre con la certeza de que lo que como no tiene ni pesticidas ni otros agentes del tipo que sea que puedan resultar perjudiciales, vamos, que no se de el caso de “los insectos locos”, pero creo que es pecar de ingenuo.
Por cierto, ya puestos, a ver si un día nos preparas otro post sobre medusas, esto lo llevo bastante peor, pero nunca se sabe lo que es capaz de hacer un Ferrán Adriá de la vida con una de ellas, lo mismo se vuelven hasta prohibitibas, cosa que dudo, parece ser que nuestros mares y océanos están infestados. Y, como gallego de pro, me vuelvo malpensado ¿querrán que limpiemos nosotros esa plaga?
En fin, nunca se sabe, hace 50 o 60 años el marisco se echaba en los campos para abonar la tierra con su fósforo, creo, y aun hoy en muchos paises lo asquean como podría ser el caso de los insectos.

Responder

Hola Antonio y muchas gracias por tus amables palabras y por tu comentario. Es cierto que en el artículo solo he abordado cuatro connotaciones “ a favor”. Me alegro de tener unos lectores como vosotros, altos de miras. Es posible que me equivoque en cómo he interpretado tu comentario pero creo que estoy de acuerdo contigo. Por supuesto, las consideraciones medioambientales se han barajado, tanto en términos de pérdida de biodiversidad como en términos de malas prácticas humanas como por ejemplo talar árboles sin control para recolectar los insectos que viven en la madera de los árboles. Personalmente intento ver un lado positivo, si todo esto realmente fuese encaminado a producir alimentos de forma más eficiente ( lo digo por la eficacia en el coeficiente de conversión) y respetando más el medioambiente ( lo digo porque la cría de insectos no supondría efecto invernadero). Pero también me planteo lo siguiente: nos empeñamos en producir más y más alimentos en vez de atacar el problema de raíz, es decir, encontrar las soluciones para acabar con el indecente despilfarro de alimentos y encontrar las soluciones para que los países pobres tengan alimentos bien por medio de una buena distribución o por el aprovechamiento de sus propios recursos en su propio beneficio. Un saludo

Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

  981 262 989 | 690 632 520     ev@evconsultoriaalimentaria.com 
XSLT Plugin by Leo Jiang